Historia


En Marzo de 1983 se dio inicio al Colegio del Centenario, coincidiendo con los 100 años de vida de la ciudad de La Plata.

En un principio fueron 13 alumnos funcionando en un aula.

  • Primera Promoción, en visita al Cabildo.
  • 1985, festejos Día del Niño en el Teatro Lozano
  • 1985, festejos Día del Niño, obra representada por los padres
  • Primera Promoción, en visita al Cabildo.
  • 1985, festejos Día del Niño en el Teatro Lozano
  • 1985, festejos Día del Niño, obra representada por los padres

El sueño de una joven docente que inició su propio Jardín Upa La La, que perduró y aún continúa con más de 40 años de actividad, se prolonga en el tiempo a través de la escuela primaria continuando así, “la historia sin fin”.

Una característica del Colegio, heredada del Jardín y seguida hasta estos días, se convirtió en el sello distintivo más representativo del emprendimiento, la de ser y sentirse parte de una gran familia; si bien la cantidad de alumnos permitía esto en los comienzos, la verdadera impronta la dio la forma de los vínculos donde cada chico era un hijo más y donde eran Rita y Ramón sin títulos ni menciones especiales.

A través de los años el desafío se fue haciendo cada vez mayor, el Colegio creció sin prisa y sin pausa, en cada ciclo lectivo nuevas familias se sumaban a este proyecto. Es así como en Marzo de 1992 se abre la Escuela Secundaria para satisfacer y cumplir con la demanda de nuestra comunidad educativa.

Mantener la filosofía inicial ante el crecimiento masivo durante estos primeros 25 años, fue un verdadero desafío. Pero la mejor síntesis de aquella idea sigue más viva que nunca, es el recuerdo imborrable que en cada oportunidad expresan nuestros ex alumnos, no solo en la mención de esos días sino fundamentalmente, y esto nos llena de verdadero orgullo, trayendo a sus hijos para que sean partícipes como segunda generación de este soñado proyecto de vida.

Hoy, Jorgelina, Ramón y Eloisa (hijos de Ramón y Rita) continúan lo iniciado con el mismo entusiasmo y vocación de trabajo que le supieron transmitir.

Desarrollado por Virginia Ramos